Revista Internacional de Poesía : "Poesía de Rosario" Nº 23
  Alfredo Luna
 




Alfredo Luna
(Catamarca 1953)

En Catamarca ganò el 1rimer premio de Salòn al Aire librede Poemas Ilustrado

En Buenos Aires, desde 1975 integrò las Nuevas Promociones Literarias de la S.A.D.E. Central.

textos suyos se han publicado en numerosa antologìas y en revistas literarias del paìs, Amèrica, España, Francia e Italia


Son sus libros

Las palabras imposibles (1993)

Los dìas demorados (2005)

Los fuegos prometidos (2006)

la mirada sonora (2008)

vigilia hereje (2013)

palabra matada (inèdito)

testigo infiel   (inèdito) 

********

nada más que beber un pan de granizo


ah, Poesìa
madre de todas las demencias!
desde lejos
me arrullas
hasta el último cielo
como la nodriza nocturna 
que les da de comer palabras
a sus perros.


********

un foso palpitante anida al lenguaje


posesiones ya no me quedan:
¿què puede haber de mì
mas que el exuberante pan de la miseria,
algunos espasmos del amanecer,
contados brillos donde la noche se mira
y esta recóndita memoria
como una calamidad suculenta?
 

********
 
arrancar tanta ceguera con un grito

tengo un sueño hirviendo en la palma de la mano.
sucede como viento
como pàlpito oscuro rempiendo la memoria
apenas alcanzo a nombrarlo
a penas 
digo lo imposible de nombrar.

********

con nosotros, dios tiene mal comportamiento y cae
 

de esto se duele mi sangre: no tener una madre audaz y pendenciera; 
apenas un animal ciego lamièndose que ve àrboles de espuma en la llanura,
olas de montañas en el cielo
y me ve hermoso con lanzas de veneno en la boca.

no. tengo una madre fiel a su pulcra desdicha;
sólo un fulgor de sombra y chorrros de ternura, mojan su nombre; 
ella, ángel mustio se mira en el tiempo que la muerde
y nada le reprocha, sabe la inmutable batalla de someterse.

hasta el fin de los días seguirán doliéndome en la pena
sus embates de amazona temerosa y su derroche de lágrimas:
como ninguna, alma hostigada por el amor,
tan leal a  la soledad, como ninguna.

ojalá no gimiera desparramada entre el amanecer y  el ocaso

********

las cosas del mundo

la oscuridad se exhibe espléndida
y ronda como ráfaga de sol vivo.

mamá: ¿es el amor , ese abismo que nos mira el fondo
de los càndidos días, donde moramos como inocentes criaturas?

¿cómo se ama con este fervor venenoso que nos dejará tan solos?

no te enamores, madre. ya no.

un incendio de voces nombran el pavor con que te lllamo.

 
********
 
el tiempo no vacila en devorar la cordura del mundo

quiero no saber escribir tus pérdidas;
tus perdidas escrituras en el aire,
tus señales de mujer de mármol y polen;
ancha de espinas fuiste buscando a dios 
en las laderas del infierno.

soy tu más allá de la muerte y no puedo:
sólo quedan grafias de infiel oscuridad
que se desquitan de tanta pena
y vuelan
como vieja ciudad vacía, polvo inacabado que no regresa.

********

el pan está lleno de urgencias

sobre este mantel –impune continente de ausencias-
caigo como plaga de infelices comensales
porque ninguno dijo adiós.

estoy aquí para decir este manjar humillado por el viento
y darle nombre a la farsa de esperar a esos huéspedes
que la bruma trae como pan de salmuera;
estoy aquí para pedir que venga del infierno esa virgen de la caverna
y me lleve hacia la tierra mayor, 
esa que el tiempo cava insensiblemente.

madre: todavía no sé qué busco en esta oscuridad.
mamá: me arden las vísceras y también me traspasa
esta hambruna de justicia.

********
 
 
  ¡Hoy había/n 3 visitantes (32 clics a subpáginas) en ésta página!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=