Revista Internacional de Poesía : "Poesía de Rosario" Nº 23
  Egle Frattoni
 



Nació el 7 de febrero de 1958 en Charata, provincia del Chaco.
A los 13 años  resultó ganadora del primer premio (Medalla de oro) en certamen de Poesía, organizado por ALEA (Amigos de las Letras y de las Artes), Chaco.
A los 14 años recibió su diploma de Profesor Superior de Piano.
Desde los 15 años reside en Rosario donde, luego de egresar del Normal N° 2 “Juan M. Gutiérrez”, cursó estudios terciarios (Profesorado de Educación Física, y Psicología Social) y universitarios (Letras, en la Universidad Nacional de Rosario).
Participó en talleres literarios como “Julio Cortázar”, de Alma Maritano y “Letras de café”, de Estela Parodi.
Colabora en revistas literarias: “Claraboya”, de Coronda, Santa Fe, “Con sonante vocal, Plumas de la villa del Rosario”, de Asociación Médica de Rosario y “Espacio del Poeta”, revista virtual de Madrid, España.
Ha participado en concursos de cuentos de la Universidad Nacional de Rosario, Universidad de Salamanca, España, y en centros culturales como Centro Cultural Borges, de Buenos Aires, obteniendo menciones.
Lee sus trabajos en Jornadas Literarias (Ciclo de Arte por la Paz) y en Encuentros de Escritores nacionales e internacionales en los que participa.
Comparte con doce escritores la Antología “Por el sendero de las palabras”, Coronda, Santa Fe. Año 2006.
Colaboró en la “Antología del ciclo de Narradores y Poetas de Rosario” y una de sus poesías fue seleccionada para integrar el libro “Puente de palabras VII”, presentado en abril de 2010.
Participó en la antología del “VII Encuentro Nacional de Narrativa”. BialetMassé, Córdoba. Año 2011.
Es coreuta –soprano del Conjunto Ars Nova de Rosario.
“Pertenencia” es su primer libro de relatos.

ELOGIO DEL OLVIDO

Llegó una vez un alma ante el Creador y dijo:
_Señor, quiero hace mucho volver a mi ropaje
de carne vulnerable y emprender otro viaje
por las tierras del mundo… Extraño el regocijo

de todos los deleites que tuvo en el pasado
mi ser de carne y hueso, mi barro de criatura.
Quiero otra vez mi forma, mi cuerpo, mi estatura;
quiero sentir mi sangre, amar y ser amada.

Dios observó al espíritu. Quizá su sentimiento
fuede benevolencia frente a la rebeldía, 
pues dijo dulcemente:_”Hace mucho que sabía
cuál era tu deseo. El alma es como el viento

que ignora cuándo nace, y va sin saber dónde.
Quieres vivir de nuevo; pero ¿es que aquí no vives?
El alto soplo eterno que junto a mí recibes
es la dicha perfecta; ya nada se te esconde,

ya nada se te niega. En esta paz fecunda
ya todo fue pensado y para siempre escrito.
Esto es el fin, lo inmenso, lo infinito.
No hay alba como esta alba, ni noche más profunda.

Lo celeste resume toda historia posible.
Puesto que yo hice el mundo, mi palabra es precisa.
No me pidas que vuelva a encender tu ceniza.
Quédate siendo alma y vive aquí apacible.

No dejes este reino maravilloso. Piensa
que entre todos los bienes, el más apetecido, 
el que más anhelabas era, antaño, el olvido.
Pues yo te dí el olvido. Tuya ha sido la inmensa

delicia de olvidar…” El alma que escuchaba
el divino consejo, se estremeció y mirando
hacia un punto remoto, dijo, casi llorando:
_Señor: de la delicia de olvidar me olvidaba.

Perdóname la queja. Me siento arrepentida.
Y luego, silenciosa, en medio de la calma
de aquel paraje etéreo, Dios advirtió que el alma
buscaba entre las sombras una imagen perdida.
 
REGALÉ MI VIDA !!!!! 

Porque has logrado que yo sueñe despierta,
toma: te regalo el cielo.
Porque sé que no voy a despertar,
toma: te regalo el mar.
Y como aturdirte es lo que quiero,
toma: te regalo el viento.
Y por si del aire gustas la frescura,
oma: quédate la lluvia.
Además, te lego para que las guardes, 
estas lindas llaves.
Mira, la redonda, es la de la puerta
del corazón que no espera.
La que sigue, la de bronce, es la que abre
las delicias de la tarde.
La pequeña, de paletón como gancho,
abre las puertas del llanto.
Y esta otra, con adornos de arabescos,
es del cofre de los besos.
Tuyo es el manojo: cuélgalo en las horas.
Yo, las he probado a todas.
Y de veras fue una historia cada llave.
No tengo más para darte.
Te he dado el cielo, el mar, el viento y la lluvia.
¿ Mi vida? … Fue siempre tuya.
 
 
  ¡Hoy había/n 3 visitantes (15 clics a subpáginas) en ésta página!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=