Revista Internacional de Poesía : "Poesía de Rosario" Nº 23
  Alfonso Nassif
 



Alfonso Nassif

Nació en Icaño, provincia de Santiago del Estero. Presidió la Sociedad Argentina de Escritores en cinco periodos. En el orden Nacional presidió el Consejo Federal Consultivo de la Sociedad de 1973 a 1976. Integró la comisión directiva central de la Sociedad de 1984 a 1988 y de 1995 a 1998. Entre las publicaciones más importantes figuran: “Antología de poetas santiagueños” (1978), “Sed y canto” (1983 y 1995), “Poemas para el amor – Complicidad terrestre”, (1995 y 1998). Tiene en prensa “Antología de poetas del noroeste” y en preparación “La Telesita, una deidad santiagueña”. Está inédito su libro “El viejo de la calle aérea”. En reconocimiento por su labor cultural el Concejo Deliberante lo declaró “Santiagueño distinguido”. En Herrera, una ciudad de Santiago, una biblioteca popular lleva su nombre. En España en el concurso de poesía “Federico García Lorca” está seleccionado entre los primeros:
Nicanor Parra, Mario Benedetti, Ernesto Cardenal, Juan Gelman, Horacio Castillo. La Cámara de Diputados de la nación lo declaró: “Mayor notable” en el 2008. Obtuvo el “Premio mayor” de 2008 de Fundación Argentina para la Poesía. Fue presentado por Roberto Alifano.

EL JUEGO INCIERTO


Yo soy mi hermano

el que perdió el contorno.

Sé que somos dos en mí

y no podemos encontrarnos.

En la mitad justa de las palabras

en el centro geográfico del silencio,

¿Quién duerme?

¿Cuál de nosotros vive?

Te prometo encontrar al que te ama

retirarle los ojos,

el amor y los besos

y dártelos a tiempo,

antes que tú también descubras

que estás fuera de mí

y fuera de ti

con los ojos absortos.

 

PAISAJE ALUCINADO

 

Tú eres el paisaje

tus ojos

colorean la copa de los sueños

y la tarde se incendia

detrás de tus palabras.


paisaje desmedido

que se queda en mi sangre.

Parada en el centro de la tierra

te quitas lentamente la ropa

y cuando estás desnuda

la luz cubre tu cuerpo.

Y

te quitas la piel

y la carne

y los huesos

entonces quedo ciego

con las manos azules.


LA MUERTE NO PROHIBE SER POETA

 

No sé de qué estoy vivo.

Vengo a visitar los días

y el tiempo olvidó memorias pro mis ojos.

Debo dejar la soledad intacta,

borrar mi silencio habitado.

 

Existo.

Es la señal.

Se puede morir en el mismo dibujo

y tu rostro

apenas un complemento del destino,

un paso por la sangre

un relámpago hacia nosotros,

con todo el infinito al cual no volveremos

para intentar de nuevo ser principio.

 

Y el día converge

en el sitio adonde espero.

Pongo un sueño dentro de otro sueño,

con la muerte suspensa

a mitad del cansancio.

Hay un silencio que ha nacido

para decir amor y volver al silencio.

Y todo está a los pies de la ausencia:

un escombro de días adentro de otros días,

una esperanza voraz,

y el tiempo se detiene.

 

Paso a trasluz de mi esperanza,

atravieso mi voz

y sigo mi camino.


DIOS SIN MI

 

Conviérteme en  mi.
Hoy que he plegado todas mis vidas
a la única célula que falta
aunque a la hora de abrir y cerrar las palabras
vuelva a invadirme el mundo.

Quiero ser yo desde adentro de mi propio barro
Caminar mi geografía
Hasta las fronteras de mi hermano
Solidariamente solo
Restituyéndose para venir a mí
Recomponiendo el amor entre las ruinas.

Las sombras caen sobre mi destino
Por donde ahueca mi voz tu silencio
Tal vez dudes y te reconstruyas
Y ensayes otra piel para entender las penas.

 

Desde adentro del hombre

desde el dolor oscuro donde se ve la tierra

se refracta la luz del cataclismo

y mis huesos

con sonidos de espejos

se trizan con tu imagen

desordenando el mundo.

 
EL JUEGO INCIERTO

 

Yo soy mi hermano

el que perdió el contorno.

Sé que somos dos en mí

y no podemos encontrarnos.

En la mitad justa de las palabras

en el centro geográfico del silencio,

¿Quién duerme?

¿Cuál de nosotros vive?

Te prometo encontrar al que te ama

retirarle los ojos,

el amor y los besos

y dártelos a tiempo,

antes que tú también descubras

que estás fuera de mí

y fuera de ti

con los ojos absortos.


PAISAJE ALUCINADO

 

Tú eres el paisaje

tus ojos

colorean la copa de los sueños

y la tarde se incendia

detrás de tus palabras.


paisaje desmedido

que se queda en mi sangre.

Parada en el centro de la tierra

te quitas lentamente la ropa

y cuando estás desnuda

la luz cubre tu cuerpo.

Y

te quitas la piel

y la carne

y los huesos

entonces quedo ciego

con las manos azules.

 
LA MUERTE NO PROHIBE SER POETA

 

No sé de qué estoy vivo.

Vengo a visitar los días

y el tiempo olvidó memorias pro mis ojos.

Debo dejar la soledad intacta,

borrar mi silencio habitado.

 

Existo.

Es la señal.

Se puede morir en el mismo dibujo

y tu rostro

apenas un complemento del destino,

un paso por la sangre

un relámpago hacia nosotros,

con todo el infinito al cual no volveremos

para intentar de nuevo ser principio.

 

Y el día converge

en el sitio adonde espero.

Pongo un sueño dentro de otro sueño,

con la muerte suspensa

a mitad del cansancio.

Hay un silencio que ha nacido

para decir amor y volver al silencio.

Y todo está a los pies de la ausencia:
un escombro de días adentro de otros días,
una esperanza voraz,
y el tiempo se detiene.
 

Paso a trasluz de mi esperanza,
atravieso mi voz
y sigo mi camino.


DIOS SIN MI

Conviérteme en  mi.
Hoy que he plegado todas mis vidas
a la única célula que falta
aunque a la hora de abrir y cerrar las palabras
vuelva a invadirme el mundo.

Quiero ser yo desde adentro de mi propio barro
Caminar mi geografía
Hasta las fronteras de mi hermano
Solidariamente solo
Restituyéndose para venir a mí
Recomponiendo el amor entre las ruinas.

Las sombras caen sobre mi destino
Por donde ahueca mi voz tu silencio
Tal vez dudes y te reconstruyas
Y ensayes otra piel para entender las penas.

 

Desde adentro del hombre

desde el dolor oscuro donde se ve la tierra

se refracta la luz del cataclismo

y mis huesos

con sonidos de espejos

se trizan con tu imagen

desordenando el mundo.
 
  ¡Hoy había/n 1 visitantes (14 clics a subpáginas) en ésta página!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=